Rubens: An Extra Large Story

En estos días, nadie toma en serio a Rubens. Sus vastos y grandiosos lienzos, rellenos de montículos tambaleantes de carne femenina, tienen poco atractivo para el moderno abonado al gimnasio. Y no es solo la desnudez abultada lo que no nos gusta. Todo el tono del arte de Rubens nos ofende. Todo en él es demasiado grande: los dramas épicos llenos de tragedia, los fantásticos paisajes celestiales, los inmensos lienzos y murales que adornan las paredes y los techos de los palacios más grandiosos de Europa. Todo parece demasiado para la sensibilidad moderna. Pero Waldemar Januszczak discrepa. A los ojos de Waldemar, Rubens ha sido desvirtuado por los gustos modernos, y se ha producido una gran incomprensión de él. Al observar en detalle la fascinante vida de Rubens, al comprender su arte de maneras más ilustradas, Waldemar se propone corregir los conceptos erróneos extragrandes que han surgido sobre Rubens.

Los comentarios están cerrados.