Impresionistas: Pintura y revolución 3

 

Waldemar Januszczak continúa su investigación sobre los impresionistas, centrándose esta vez en las personas que pintaron y, en particular, en los temas de Degas, Caillebotte y las artistas impresionistas, a menudo olvidadas. Los impresionistas son famosos por pintar paisajes, pero estaban igualmente decididos a pintar personas. Mirando de cerca a uno de los mejores pintores del impresionismo, Edgar Degas, Waldemar revela cómo desafió constantemente las tradiciones y se esforzó por registrar la vida real tal como aparecía en la ciudad, desde esculpir los movimientos retorcidos de los caballos en movimiento en el hipódromo de Longchamp en París hasta encapsular extravagantes puntos de vista en 3D de los bailarines de ballet en la Ópera de París. Waldemar también descubre la embriagadora bruma que produce el pastel en la obra de Degas cuando visita a su proveedor Pastels de Roche. También revela los puntos de vista inusuales y las perspectivas dramáticas de las pinturas de Caillebotte de la Place de L’Europe y el arte rebelde y revolucionario de Morisot, Bracquemond y Cassatt, tres impresionantes artistas femeninas que fueron abrazadas con entusiasmo por el movimiento progresista del impresionismo.

Los comentarios están cerrados.