Impresionistas: Pintura y revolución 2

Waldemar Januszczak continúa su investigación sobre los impresionistas llevándonos al aire libre a sus lugares más famosos. Aunque las imágenes impresionistas a menudo se ven soleadas y relajadas, lograr este aire pacífico fue un trabajo duro. Caminando a través de la niebla, el viento y la lluvia, a través de traicioneras rocas costeras y nieve hasta las rodillas, Waldemar muestra cómo la famosa espontaneidad de los impresionistas es completamente engañosa. Este episodio visita los lugares de la ribera francesa que a Monet le encantaba pintar y donde Renoir capturó la bonhomía de la vida moderna. Waldemar también presenta una serie de desarrollos técnicos y prácticos de la época que revolucionaron por completo la pintura impresionista: la invención de los caballetes portátiles; el uso de pelo de cerdo en pinceles; así como la introducción del ferrocarril a través de Francia. Y una demostración científica en un ventisquero sueco explica cuán acertados tenían los impresionistas al pintar sombras de colores brillantes en sus escenas invernales, a pesar de que en ese momento se les acusó de ‘alucinar’. Finalmente, Januszczak explica el papel de Cezanne en la historia impresionista desde sus primeros trabajos oscuros y desafiantes hasta sus primeros paisajes rurales en Francia, y luego su partida de París y su separación de la pandilla impresionista.

Los comentarios están cerrados.